Abierto por quiebra – Documental

“Abierto por quiebra”

VIERNES 5 de AGOSTO a las 8:30 de la tarde

Un DOCUMENTAL sobre la RECUPERACIÓN OBRERA de las fábricas abandonadas por la patronal en Argentina

Cuando el cine recuperó la fábrica
Emiliano Guido de APM – ANC – UTPBA

El documental, “Abierto por quiebra” (2003) recoge testimonios de los trabajadores argentinos que recuperaron fábricas, como los de Cerámica Zanón o los de la Cooperativa Unión Papelera Platense. Durante la crisis económica que estalló en este país a fines de 2001 muchos empresarios abandonaron la producción, aduciendo falta de rentabilidad. Entonces apareció la clase trabajadora para poner en marcha lo que el Capital había dado como muerto, profundizándose así una experiencia iniciada durante la década de los ´90, los años de plomo del modelo neoliberal.
El documental obtuvo una mención especial como mejor producción sobre derechos humanos en el XI Festival Latinoamericano de Vídeo de Rosario, Argentina. Luego participó en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y en el Festival Internacional de Vídeo de Montevideo, Uruguay.
Su realizador, Carlos Castro es un joven cineasta de la ciudad de La Plata identificado con aquellos que, como el director argentino Pino Solanas, ven en la cámara una herramienta política. A la pregunta ¿Cómo surgió la idea de “Abierto por quiebra”? responde:
“Nació a partir de un contexto donde las empresas recuperadas aparecen en los medios masivos de comunicación, y en el campo popular se las empieza a plantear como una forma de lucha social. No es casual que la mayoría de esas empresas autogestionadas hayan potenciado su producción a partir de la crisis de finales del 2001, cuando Argentina abandonó el modelo cambiario de la convertibilidad, en el que el peso cotizaba a un dólar, provocando una verdadera destrucción del aparato productivo nacional. En ese proceso, en cuyo marco los empresarios prefirieron instalar un locutorio (local dedicado a la explotación de teléfonos públicos) antes que continuar con sus establecimientos industriales, surgió la organización de los trabajadores para recuperar las empresas abandonadas, experiencia que abarcó desde una panificadora, como Grissinopolis, y frigorífico, como Yaguané, hasta colegios privados, centros de salud y fábricas textiles o de envases de aluminio, como es el caso de IMPA, que también creó en su planta un importante centro cultural. Todo ese proceso fue, en términos generales, ocultado o tergiversado por los medios de comunicación. En ese marco surgió la idea de mi documental.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s